CORPUS CHRISTI: EL CUERPO DE CRISTO QUE COHESIONA LA TRADICIÓN SANTEÑA

05 Mayo 2015

Las calles aledañas a la iglesia San Atanasio de La Villa de Los Santos se llenan de coloridas flores, que casi frenéticamente son colocadas en el pavimento por expertas manos que dibujan esperanzas, amor y religiosidad con los pétalos floridos. Muy cerca diablos y ángeles renuevan la histórica lucha entre el bien y el mal, mientras enanas bailarinas recuerdan la llegada a Panamá de pigmeos africanos hace más de 500 años. ¡La fiesta del Corpus Christi ha empezado en La Villa de Los Santos!

La madrugada anterior, cada esquina cercana a la plaza central de la Villa de los Santos se convierte en un hervidero de personas, que entre trago y trago de "bebidas espirituosas" entonan una serie de cantos con salomas y gritos casi aullidos que son llevados hasta lejanos rincones, al compás de diestras manos que resuenan el "tamborito amanecedor", la caja y la repicadora, que rítmicamente hacen danzar a las sombras que rodean el área. Muy cerca de ahí, un grupo de mujeres villasoletanas se acicalan para bien temprano asistir a los oficios religiosos del Corpus Christi en la histórica iglesia del lugar.

Los primeros rayos del sol, que empiezan a iluminar la madrugada sorprenden a aquellos que se la pasaron de jolgorio en jolgorio celebrando a su manera el Corpus, quienes ahora cansados y silenciosos comienzan a dirigirse a sus viviendas a reposar un rato y recuperar las fuerzas perdidas en el ajetreo, para luego continuar las celebraciones.

El fuerte y sonoro golpe de las campanas de la iglesia San Atanasio, rompe el silencio de la mañana, para anunciar que muy pronto iniciará la ceremonia religiosa del Corpus Christi en la Villa de Los Santos. 

En la mañana todo continúa siendo, fiesta, jolgorio y alegría, en las calles de la Villa de Los Santos. Grupos de jóvenes dibujan motivos religiosos en el pavimento, que luego cubrirán de flores, a las que posteriormente les rociarán colonias y perfumes, para que el aroma impregne toda el área.

El Corpus es la combinación de lo pagano con lo religioso, como lo son casi todas las tradiciones heredadas de la colonia.

Un jovencito casi niño, luce con orgullo su horrenda máscara elaborada de barro, por las  manos expertas de su octogenario abuelo; mientras otro despliega sus alas de ángel con su espada justiciera en una mano y la cruz en otra,  para amedrentar a las fuerzas del mal.

 

¿QUÉ ES EL CORPUS CHRISTI?

Para estas fechas, todos en Azuero hablan del Corpus Christi; los ancianos, los hombres, las mujeres, los niños y las niñas. Por supuesto que esto se debe a lo profundo de la tradición oral y escrita que ha fortalecido el arraigo del Corpus en todo Azuero, que de por sí es una región del país que mantiene vivos sus fundamentos que la sustentan como un área con profunda identidad, dentro del marco de la identidad nacional.

¿Pero qué es el Corpus Christi?. El término viene del latin, que traducido al español significa Cuerpo de Cristo, según lo define la revista "Corpus Christi" de la Villa de Los Santos.

Se trata de una celebración de la iglesia católica que se remonta al siglo XIII, cuyo origen es exaltar en una fecha específica del calendario oficial eclesiástico, la presencia real del cuerpo y la sangre de Cristo en la Eucaristía.

La celebración se lleva a cabo el jueves siguiente al octavo domingo después de la Pascua de Resurrección; transcurridos 60 días después de la resurrección de Cristo.

Para este año, las festividades del Corpus Christi inician el 30 de mayo con la víspera de La Trinidad y culminan el 13 de junio próximo.

La revista Corpus "Christi" explica que esta celebración colectiva en la Villa de Los Santos forma parte del patrimonio cultural inmaterial de la nación panameña. Es un evento singular en el que el pueblo hace suyo el ciclo festivo, de manera espontánea, permanente y generacional. Igualmente es una rica expresión plural, polivalente, y comunitaria de la tradición popular, indisolublemente ligado a la religiosidad católica.

 

AZUERO RESGUARDO DEL CORPUS CHRISTI

La tradición del Corpus en Azuero, está muy bien resguardada, por la enorme cantidad de niños que se involucran con dedicación y ahínco en la ejecución de estos tradicionales evento.

Esta mezcla de lo pagano y lo religiosa sirve de elemento que cohesiona a todo el pueblo santeño, para preservar las tradiciones ancestrales transmitidas de generación en generación.

Por eso, el Corpus Christi es parte de la esencia fundamental del pueblo santeño.


Fotos